06/09/2020

 

 6 septiembre, 2020

La región Insular se encuentra en nivel de alarma por el aumento significativo de los casos de Covid-19 en las últimas semanas.

Nueva Esparta fue la primera entidad en reportar uno de los primeros foco de contagio del nuevo coronavirus del país, el 17 de abril.

Ese día se informó de 20 casos positivos entre jóvenes y adolescentes entre 12 y 19 años, y cinco trabajadores y entrenadores de la Academia de Béisbol Roberto Vahlis, en Pedro González. Para el 20 del mismo mes, ya eran 63 las personas contagiadas.

A poco más de cuatro meses y medio de este caso, y a cinco meses y medio del inicio de la pandemia en el país, el estado oriental está en una situación complicada en relación a la enfermedad.

Datos aportados en su cuenta de Twitter por el presidente de Corpo Nueva Esparta, Dante Rivas, indican que para este sábado 05 de septiembre se han registrado 1.769 casos de coronavirus en la entidad, de los cuales 1.072 están activos, 689 recuperados y 8 fallecidos.

Solo para este día se sumaron 168 casos, de loa cuales 90 fueron captados en despistajes, 28 contacto estrecho, 19 sector salud, 12 privados de libertad base 3 La Asunción, 10 pescadores, 5 otros estados, 2 naviera, 1 sector público priorizado.

Así mismo, el representante madurista en la región insular instó a la ciudadanía a denunciar a quienes no estén siguiendo los protocolos de bioseguridad, en aras de bajar los niveles de contagio, ya que admite que los centros de salud de la región están repletos de casos de personas portadoras del virus chino.

Cifras alarmantes

Las cifras oficiales de contagio en la región se tornan aún más relevantes cuando se conoce la realidad del hospital Dr. Luis Ortega, principal centro de referencia, pues “no hay personal para enfrentar la contingencia”.

“La mita de los especialistas renunciaron, otros están de reposo y otros no asisten por miedo a contagiarse. A los residentes de postgrado de cirugía y anestesia los están obligando a hacer guardias en la terapia COVID-19, pero ellos no  son intensivistas”, comenta una especialista que prefiere reservar su identidad.

Considera, que “el único hospital de referencia en un estado insular no puede darse el lujo de no tener médicos en emergencia, o un área COVID abandonada. Es hasta un problema de seguridad pública, si no hay médicos tienen que traerlos de otras instituciones”, dijo.

A esto sumó el hecho de que casi la mitad de los médicos, dos días a la semana, estén inmovilizados en cola surtiendo gasolina.

Solo en el área de pediatría del hospital Luis Ortega han renunciado cuatro cirujanos pediatras, dos se fueron del país y los otros dos al sector privado. En esta especialidad solo quedan dos; en neonatología de cuatro solo queda uno, el resto de los cargos de neonatólogos están ocupados por pediatras. “En el hospital  de Porlamar nacen la mayoría de los niños del estado”, afirma.

La situación con el personal no es distinta en otros servicios, como por ejemplo el de medicina interna, donde otros tantos médicos han abandonado el cargo. “Ahí el servicio está peor”, ratifica la especialista.

Emergencia sanitaria

La Asociación de Médicos del Hospital “Dr. Luis Ortega” (Asomedlo) realizó un pronunciamiento el 13 de agosto, donde además de rechazar el nombramiento de una docente como directora médica, reconoce que a este centro de salud lo convirtieron “en una zahúrda, producto de la ineptitud y paupérrima gestión de directores y directivas de estos últimos tiempos”.

Este nombramiento se dio en momentos en que en el centro de salud ”todos los servicios están en atención mínima”, según reconoció en esa oportunidad el especialista en gastroenterología Bonifacio Marín, quien señaló que dada la situación hacen turnos semanales para atender a los pacientes.

Este sábado 29 de agosto, una nueva asamblea general de trabajadores discutió el tema y aunque no hubo un pronunciamiento oficial, analizaron la delicada situación.

Decretar la emergencia sanitaria se planteó en la asamblea como una potestad del gobernador del estado y del Ejecutivo, sin embargo, lo que más preocupa a los galenos y enfermeras es que puedan militarizar el centro de salud, lo que según ellos “sería peor”.

“Estamos en pleno caos y no hay nadie que te declare la emergencia sanitaria, porque tampoco hay enfermeras”, afirma la especialista

Por otra parte, señala, “¿sabes que es duro?, ver mal a tu compañero en una cama de una UCI, al  lado tuyo, y sin poder hacer nada y sin nadie que lo atienda”.

La especialista no deja de reconocer que “cada vez hay más miedo” en el personal.

“Son muchos los médicos que han renunciado. Y es que la mensualidad de un especialista en el máximo escalafón del Ivss, con trabajo de 40 horas y guardias cada 7 días, es tan solo $17,6”.

Para la galena “no está fácil ir a arriesgar tu vida por el paciente que no se cuidó y que me contagia la enfermedad y termino en terapia”.

Los médicos del hospital Luis Ortega  exigen las condiciones mínimas de seguridad laboral que les permita ejercer sus funciones sin arriesgar sus vidas, las de sus familiares y la de los mismos pacientes.

Vía asiesmargarita.com

ESCRÍBENOS

¿Estás listo para vivir una gran aventura?